lunes, 27 de abril de 2009

Déjame entrar

Ayer domingo quedé para ir al cine con mis amigas mosqueteras. Ni pregunté qué peli íbamos a ver. Yo soy feliz sólo con tenerlas cerca. Al llegar a la taquilla, me dio un poco de reparo: una película sueca y de vampiros. Sueca, mola... pero de vampiros... Nunca me han gustado. Hasta ayer. Se llama 'Déjame entrar' (2008); la dirige Tomas Alfredson y cuenta una historia de amor entre dos niños. Él, con las ideas muy claras. Sabe su edad en años, meses y días. Ella sólo sabe que tiene 12 años desde hace mucho tiempo. Para mí, la escena más tierna es cuando ella se cuela en su habitación y sorprendido, él lo entiende como una declaración de intenciones y le pregunta que si quiere que vayan en serio. Ella contesta preguntando cuál es la diferencia entre ir o no ir en serio. Él le dice que ninguna. Entonces ella le responde: pues si no hay ninguna, vayamos en serio. Luego hay escenas de sangre, con algún topicazo, como el propio nombre del filme:Déjame entrar. Pero la escena en la que se justifica el nombre de la peli es poética. Ella hace lo que él quiere aunque en ello le va la vida. Esta película, me ha gustado mucho. Admito que tengo la tontería a todo volumen, pero os juro que me gusta lo bueno. Aquí os dejo el trailer.

No hay comentarios: