lunes, 6 de abril de 2009

El baobab de Belzunce

Éramos niños. Él, un año menor que yo. Tenía los ojos grandes y muy verdes. Un día me regaló El principito con la condición de que lo leyéramos juntos. Yo leía en voz alta. Él me miraba encandilado. ¿Qué es un baobab? Un árbol que se come las boas. Se enfadó, me quitó el libro y se fue llorando. No había pensado en él en muchísimos años, hasta que vi que en el perfil del messenger de mi amigo el pintor Manuel Belzunce había, en lugar de su cara y sus melenas, un árbol. ¿Qué árbol es ese Manolico? Un baobab de Mali. Entonces me acordé de aquel niño llorón que me quitó El principito, pese a que yo, en medio de una pataleta, le gritaba:"Mariquita, mariquita, lo que se da no se quita". Mi madre, Susanita Corazón de León, se me quedó mirando con cara de hoy vas a dormir temprano. "¿Qué le has hecho esta vez? Estos dos van a terminar casados". Pues no, bonita... y toco madera.

No hay comentarios: