lunes, 15 de junio de 2009

Qué mala hostia


Mi amiga Mar Saura ha diseñado este cartel para la campaña de captación de socios del Cartagena, que acaba de subir a Segunda División, después de 21 años en los suburbios de la Segunda B. El prota de la campaña es el capellán del club, el padre Turpín, un franciscano, que es forofo del FC. La idea surgió cuando el cura vio una pancarta en un partido que decía "Mariano es Dios" y él rectificó: "No, eso no. Carmona es casi Dios". Carmona es un jugador cedido por el Mallorca, que ahora se ha ido del FC de malas maneras y que fue el que dio el pase que le valió el ascenso al club. Las zapatillas que levanta el padre Turpín, como si consagrara una hostia, son las de Carmona. Para hacer la foto, Mar Saura se llevó al padre Turpín a los vestuarios y el cura iba repeinadito, pero ella, que es mala, no le dijo que se había despeinado cuando se puso el hábito. Y así lo cogió, a lo Lenny Kravitz. Y luego, con photoshop le remarcó la expresión facial para darle el toque siniestro. Y el cura, está que salta de alegría, aunque sabe que el cartel va a disgustar a más de uno. Por eso, para evitar conflictos, pusieron "ostia" sin hache, por lo que pueda pasar.

2 comentarios:

Conde Niño dijo...

¡Qué bueno! Ese hombre fue profe mío, ja, ja. Turpineitor le llamábamos. Menuda sor presa.

Jorge dijo...

Grande Mar :D