sábado, 27 de junio de 2009

Sube, si vamos en la misma dirección

Llevo todo el día escuchando a Tom Waits y ahora estoy leyendo "El clan de los parricidas y otras historias macabras", de Ambrose Bierce, un excéntrico escritor y periodista norteamericano que nació en Ohio en 1842 y desapareció sin dejar rastro en México en 1913. Es sábado y me siento más sola que un ecologista homosexual en un mitin del Partido Popular. Os dejo un fragmento de un cuento memorable incluido en el libro. Está en el capítulo "La elocuencia de los fantasmas" y se llama "Testigo de un ahorcamiento".
"El reverendo detuvo la carreta al pasar a su lado y, con un amable saludo, le invitó a subir, "si es que vamos en la misma dirección", añadió. El individuo levantó la cabeza y le miró a la cara, pero siguió inmóvil y en silencio. El sr. Cummings, con su característica insistencia, repitió la invitación. Entonces la figura señaló con su mano derecha en dirección a la parte inferior del puente. El reverendo echó una mirada y, como no veía nada especial, fue a dirigirse de nuevo al buhonero: pero el buhonero había desaparecido".

No hay comentarios: