sábado, 29 de agosto de 2009

Intimidad

He leído esta tarde la novela Intimidad, del paquistaní Hanif Kureishi. Es un resumen desgarrador de la ruptura de un matrimonio. ¿Qué se puede esperar de la crónica de un divorcio escrita por un machista infiel? En resumen, el libro culpa a la mujer por haber nacido, por ser madre e independiente. Después de leer esto me siento afortunada de no tener que levantarme cada día con una mierda de hombre como Jay, el protagonista, que encima se siente víctima de no sé qué tormentos. Me da asco. Aquí os dejo una de sus perlas:
"Si uno no dejase nunca nada ni a nadie, no tendría espacio para lo nuevo. Sin duda, evolucionar constituye una infidelidad... a los demás, al pasado, a las antiguas opiniones de uno mismo. Tal vez cada día debería contener al menos una infidelidad esencial o una traición necesaria. Se trataría de un acto optimista, esperanzador, que garantizaría la fe en el futuro..., una afirmación de que las cosas pueden ser no sólo diferentes, sino mejores".

No hay comentarios: