sábado, 15 de agosto de 2009

Sin pecado concebida

He hecho el Camino de Santiago. Ahora estoy en Oporto y estoy escribiendo con un teclado sin tildes. Que conste. El Camino es duro, largo, pero cuando llegas a la meta, reconforta. Yo me he tomado la Compostela tan a pecho, que no quiero que se me acerquen los chicos para no pecar nunca mas. Al terminar el Camino, fui a Finisterre. El fin de la tierra es precioso, pero para llegar hasta alli, cogi un bus que tardo tres horas y cuarto en hacer la ruta por la costa da morte. En un momento de la travesia, me eche la pota encima. Que asco, pero ya llevaba rato haciendo gargaras con el vomito. O lo soltaba o me moria. Un japones que tenia sentado detras me crucifico con la mirada. En fin, a veces una pierde el glamour. Ahora no puedo colgar fotos porque estoy en un ciber en Oporto. El martes estare en Murcia y prometo subir el book del Camino. Yo me he encontrado a mi misma en medio de uno de esos montes de helechos de Lugo. Un dia se me acerco un argentino que hacia el Camino en bici y me pregunto: "Y vos, por que hces el camino?". Porque tengo el corazon hecho pedazos, le dije. Pobre, me contesto, con eso me has podido. A cada uno le duele algo durante el recorrido. A mi no me salieron ampollas. Mi dolor iba por dentro. El martes, mas, en imagenes y con tildes.

No hay comentarios: