viernes, 15 de enero de 2010

Avatar en 3D

He ido esta semana a ver Avatar (James Cameron, 2009), casi 21 días después de estrenada. Y fui porque aunque detesto profundamente las películas de ciencia-ficción, soy una snob. ¿Y cómo voy yo a pasar de la película que más ha recaudado en España por delante de Titanic (James Cameron, 1998)? Así que me planté en Thader, con un frío de esos que dejan los pezones con escarcha. Me encontré en el cine a Fernando Cuñado, el ex jefecilllo del periódico El Faro, famoso por la carita de asco que le acompaña a todas partes. En más de un burgalés he reconocido ese gesto. No nos saludamos. Nuestra enemistad se remonta a la primavera de 2005. 20 minutos iba a abrir en Murcia y me consultaron algunos nombres para formar la redacción. Yo recomendé a Fernando Cuñado porque entre él y yo no había amistad, pero había respeto mutuo. Él tiene mucho oficio y una memoria para quitarse el sombrero. Nunca olvidaba, por entonces, porque ahora está en paro, la fecha de una inauguración o los plazos del fin de una obra. Él fue a la entrevista y poco más que dijo que por nada del mundo volvería a trabajar conmigo. Desde entonces, cuando lo veo, magnifico su insignificancia. Pero a lo que íbamos, vi a Cuñado, que iba acompañado de Mónica, la nueva jefa de redacción de El Faro y por lo que me han contado, su nueva novia. A la chica se le ve simpática y es guapilla. También iba con ellos el periodista Nacho Luna, con el que me encuentro cada miércoles en las ruedas de prensa de la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Murcia. Es majo. Pues nada, que entro en el cine, me calzo las gafas para ver Avatar en 3D y tengo que confesar que flipé en colores. Me gustó muchísimo, tanto, que pienso volver a verla. Me fascinan las gestas heroicas, las montañas, la valentía, el verde, los abismos... Y Avatar tiene de todo eso.

No hay comentarios: