martes, 19 de enero de 2010

El cónsul de Sodoma

Me temo que la película inspirada en la vida del poeta Jaime Gil de Biedma no llega a la próxima semana en Murcia. De hecho, sólo la estrenaron en Thader y en ésta, su segunda semana, sólo tiene un pase único a las 16.00 horas. De más está deciros que cuando fui, el domingo pasado, la sala estaba vacía. Dos o tres gays, alguna cinéfila desamparada y falsos culturetas que en la primera escena de sexo homosexual puro y duro, huyeron con sus boinas francesas, ladeadas... Se disfrazan para ir al cine, y a mitad de peli, se les cae la careta. Volviendo a El cónsul de Sodoma, me parecen injustas las tres estrellas que Fotogramas ha dado al filme de Sigfrid Monléon. A Jordi Mollá le ha tocado el papel de su vida y creo que se lo ha tomado en serio. Hace muy bien su papel de homosexual sin plumas. "Hasta que mi madre muera, yo no soy maricón", que diría Gil de Biedma en una escena. Lo que más me gustó de la película es la historia que narra: las relaciones de Gil de Biedma con Juan Marsé o Carlos Barral; la vidilla cultural de la Barcelona de los años 60 y 70. Tiene su encanto. Aquí os dejo unos versos del poeta inspirados en la infidelidad e incluidos en la biografía escrita por Miguel Dalmau (Editorial Circe, 2004), que me estoy leyendo.

"Para saber de amor,para aprenderle,
haber estado solo es necesario.
Y es necesario en cuatrocientas noches
-con cuatrocientos cuerpos diferentes-
haber hecho el amor. Que sus misterios,
como dijo el poeta, son del alma,
pero un cuerpo es el libro en que se leen"


No hay comentarios: