lunes, 18 de enero de 2010

No mires para abajo para aprender a hacer el amor como Dios manda

La he visto. Cuando la estrenaron en los cines de España el año pasado, me quedé con las ganas. Por eso me fui a la Fnac y compré la película No mires para abajo, (Eliseo Subiela, 2008). Partimos de que a mí me gusta el cine latinoamericano. Esta peli, como tantas otras de Subiela (El lado oscuro del corazón, No te mueras sin decirme adónde vas...) es poética. Pero literalmente poética. Los personajes hablan con una voz que no es suya, sino la del director-poeta. Puede que por esto, todo resulte pretencioso. Dice Subiela, en su web, que No mires para abajo es una película para aprender a hacer el amor como Dios manda. Y creo que en esto, exagera. La película le da cuerpo y movimiento al Kamasutra. Algunas escenas son ardientes, otras, mecánicas. Yo me quedo con una frase del actor principal, que vive junto a un cementerio y su hermano acaba de ser padre: "La vida huele a mierda (se refiere a la caca de su sobrino) mientras la muerte huele a flores".

No hay comentarios: