viernes, 12 de febrero de 2010

Efímera y Anni B Sweet

Tengo una amiga de esas de andar pa arriba y pa abajo. La acabo de llamar ahora porque ayer estaba enferma. Por eso no se pudo venir conmigo y con Eugene, el jefe de prensa de La Mar Músicas, a ver el concierto que Anni B Sweet daba en Los Molinos del Río de Murcia. La chica tiene 21 años y una voz que ya querrían para sí muchas triunfadoras. Cuesta trabajo diferenciarla de Russian Red. Pero se diferencian en que Anni es menos diva. A esa voz suave (dulzona, dirían sus críticos) se suma un físico agradable y una simpatía andaluza. Ella es malagueña. En mayo próximo volverá a estar en Murcia, en el SOS 4.8, pero vendrá con su banda. Ayer estaba sólo con un guitarrista. Un bombón de concierto. Pues a lo que iba. He llamado a mi amiga porque siempre he sentido pánico a morir y no ser descubierta hasta días después. Con el frío que hace en mi casa, seguro que mi cadáver podría aguantar incólume 48 horas. La llamé al fijo de su casa y no contestó. Tampoco estaba en el gtalk. Imaginé las pompas fúnebres. Di con ella en el móvil. Respiré tranquila y le conté mis sospechas y me ha confirmado que si muero en la más absoluta soledad, sólo pasaré 36 horas, máximo, sin dar señales de vida. Por algo un día le dije que ella y yo éramos, pedo y culo. Se lo dije por sms y me contestó: "Me pido culo, para ser menos efímera".


No hay comentarios: