miércoles, 24 de febrero de 2010

Muere un preso de conciencia en Cuba

Hoy estoy triste. Ayer martes murió el disidente cubano Orlando Zapata Tamayo que estuvo en huelga de hambre durante 83 días. Las reacciones en España han sido tibias. Raúl Castro ha dicho que lo siente y yo me pregunto, cómo puede permitirse a alguien que mantenga una huelga de hambre durante 83 días sin intentar mediar, llegar a un acuerdo para salvar una vida. Zapatero dio hoy un discurso en Ginebra al que añadió un último párrafo en el que vagamente recordaba el deber de los estados democráticos a defender el derecho a la vida. No me quiero ni imaginar cómo debe estar de triste la familia de Orlando Zapata. Gracias al blog de Yoani Sánchez pude escuchar la denuncia de la madre del disidente fallecido. La señora, con muchísima entereza, pedía al mundo que hiciera algo por la liberación de los más de 50 presos políticos que quedan en las cárceles cubanas, para que no les pase lo mismo que le pasó a su hijo. Mi más sincero, pésame.

No hay comentarios: