lunes, 15 de marzo de 2010

Singularidades de una chica rubia

Fui al cine engañada. Había leído una crítica de Singularidades de un chica rubia en Fotogramas. En ella el crítico Manu Yáñez le daba cinco estrellas a la película del centenario director de cine portugués Manoel de Oliveira (Oporto, 11 de diciembre de 1908). Se trata de un cuento de José Maria Eça de Queirós que Oliveira adapta a nuestra época (perdón, a su época y me refiero a sus años mozos). Aunque sólo dura una hora, la película se hace eterna. Es lenta como sólo pueden serlo las películas de Oliveira. Tiene un momento grande, para mí, la escena del beso. Y el mérito de hacerte pensar una y otra vez en que las apariencias engañan.

No hay comentarios: