miércoles, 6 de julio de 2011

Busco a una mujer de 55

Estaba sentada en la terraza de un bar de La Torre de la Horadada, un pueblo tranquilo a orillas del Mediterráneo, en la costa alicantina. En la mesa, mi hermana, Lourdes, de 36 años, y un adolescente de 17 al que ella ha dado clases de refuerzo desde que él tenía 9 años. En un arrebato de sinceridad, el crío dijo que le gustaban las mujeres de 55 años con el culo duro. En un arrebato de sinceridad le contesté: "Me temo, jovencito, que lo que tú quieres no existe. A los 55 no queda nada duro en ninguno de los dos bandos. Olvidé a Carmen Lomana, la pija de moda en España y su espléndido topless.

No hay comentarios: