miércoles, 18 de enero de 2012

Dimisión por motivos personales

Hace tiempo que le vengo dando vueltas a esto. Me molesta, quizás más de lo que debería, el argumento que dan los altos cargos destituidos en la intimidad de un despacho, que se plantan delante de la prensa y aseguran que dimiten por problemas o motivos personales. No es un caso exclusivo de España, donde pasa a menudo. Si no les creemos ¿por qué fingimos que sí? ¿Tan tontos les parecemos que se toman la licencia de dispararnos a bocajarro ese argumento pueril? Creo que sería mejor argüir que la dimisión se debe "a motivos impersonales". O si de verdad son motivos personales, que expliquen cuál de sus jefes les hizo la cruz... cuántos platos rompió antes de salirse del sistema... Porque eso de que alguien dimite para disfrutar a la familia está tan manoseado que aún en el caso de que sea cierto, apesta a consigna.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Has perdido un lector por motivos personales :-P