jueves, 9 de febrero de 2012

Pena por Garzón

Los jueces que hoy han condenado al juez Baltasar Garzón por grabar las conversaciones entre los mafiosos de la trama Gürtel y sus abogados pasarán a la historia por haber sacado de la carrera judicial al hombre que juzgó a Pinochet. Puede que con la ley en la mano, Garzón haya cometido un delito en aras de sacar a la luz pública otro delito aún peor: los implicados en la trama Gürtel tendrán tiempo aún de demostrar que no financiaron ilegalmente partidos políticos, que no recibieron comisiones ilegales, y que no se enriquecieron con dinero público. Si se probara que hicieron todo eso y que todo eso se sabe gracias a las escuchas autorizadas por Garzón, sinceramente, no sé con qué cara se podrán mirar esos magistrados al espejo. Hace unos días Francisco Camps salía absuelto de haber recibido trajes de regalo, hechos a medida y pagados con dinero de la trama Gürtel. Garzón es el primer condenado. Y la justicia española necesitará mucho tiempo para que el mundo vuelva a confiar en sus togas. Sólo falta que vuelvan a condenarlo por investigar los crímenes del franquismo. Porque así es este país: le encanta denunciar que si el estalinismo, que si los jemeres rojos, pero la mierda de casa, mejor debajo de las alfombras.

No hay comentarios: