lunes, 27 de febrero de 2012

¿Todos somos iguales ante la ley?

El exalcalde de Totana, un pequeño pueblo de Murcia, de unos 30.000 habitantes, se ha librado de la cárcel al llegar a un acuerdo con el fiscal, que le condenó a 2 años de prisión y a un multazo de 8 millones de euros. Como no tiene antencedentes penales, en principio, su abogado ha dicho que no irá a prisión. El fiscal se lo está pensando. Estos dos años de cárcel le han caído tras aceptar que pidió comisiones millonarias (se habla de unos 15 millones de euros) a cambio de entregar los permisos para construir 5.000 casas en lo que iba a ser el complejo residencial más impresionante que se pueda imaginar junto a los campos de brócoli del Guadalentín. Eran otros tiempos. A lo que iba, creo que si el exalcalde no paga esa multa, nos habría tomado el pelo definitivamente, pero si la paga, nos estaría llamando tontos del culo en nuestra cara. ¿De verdad el sueldo de un alcalde da para pagar un multazo de 8 millones? A mí me cae esa multa, y me pudro entre rejas. Y no eso, que aún tiene que pagar otra multa de 133.000 euros y entre pitos y flautas, quitarse de enmedio 2,5 años canjeables por dinero. Además, le han confiscado un piso en Murcia, dos coches y 50.000 euros que le hallaron en su casa en efectivo. Y aún así, el payo sale sonriente y feliz de los juzgados. ¿De quién se ríe? ¿De su suerte o de nosotros? Y luego vemos que al juez Baltasar Garzón lo echan de la magistratura por grabar a los abogados de unos cacos que habían, presuntamente, desangrado a la Comunidad Valenciana, a fuerza de sobornos y peloteos telefónicos. Esto es de risa.Y luego viene el Rey y nos dice que todos somos igual ante la ley. Eso espero, majestad, pero habrá que esperar a ver cómo termina la historia de su yerno, Iñaki Urdangarín, que puede que salga limpio de paja y polvo, pero confío en que las monarquías europeas lo pongan en su sitio. Decía Gil de Biedma, que Madrid olía a grasa de chorizo. Creo que ese olor ha invadido a toda España.

No hay comentarios: