miércoles, 21 de marzo de 2012

El tropiezo

Llegaba tarde. Como siempre. Jose, mi profesor de spinning, siempre llega pegado. Con las prisas, se comió las piernas de los que esperábamos sentados en las cintas de correr. Casi pierde los dientes. Pero mantuvo el equilibrio y pegó un salto que llegó a la puerta de la sala de bicicletas. Alguien dijo: "Cuando tropiezas, si no te caes, avanzas". Me pareció, francamente, genial. Doy fe de que físicamente es posible.

No hay comentarios: