lunes, 16 de abril de 2012

Pido "Tai"

De niña, cuando jugaba a los escondidos con los niños de Bahía, mi barrio de La Habana, había una manera oficial de hacer trampas. Tenías que decir, antes de que te tocaran, "Pido Tai" (lo correcto habría sido "Pido Time", en espanglish, pero eso no lo pronuncia así nadie en Cuba). Luego uno se da cuenta de que esas trampillas de niños a veces las aplicamos de mayores cuando pedimos "tiempo" porque lo que nos está pasando ahora nos gustaría que nos pasara más adelante.
No es la única frase en espanglish que ha marcado a una generación de cubanos (la del boom de los 70). Tambien está la palabra "guajiro", con la que en Cuba identificamos a todo aquel que no tiene acento habanero. O sea, que habla comiéndose las "eses". Los habaneros no pronunciamos la "erre", la sustituimos por una "d". Así, por ejemplo, deporte se pronunciaría en La Habana "depodte". Los guajiros dirían "deporrrrte". Quizás porque ellos son más explícitos para todo. Sin embargo el habanero no tiene problemas con el plural. Sin titubear diría "moscas" mientras que el guajiro apenas podría decir "mosca" aunque tuviera un enjambre encima y si me apuras, diría "mocas" si se nos pone fino.
La palabra "guajiro" nació con el fin de la guerra de independencia de Cuba. A los cubanos que lucharon contra los españoles, se les llamó "war hero" o sea, héroes de guerra, que traducido al espanglish suena guajiro.
Y hay más. Al cantar feliz cumpleaños, nadie en Cuba dice "Happy Birthday" sino "happy baby"...
Con 10 o 12 años, mis amigos del barrio jugaban a la "botellita". Se sentaban en la cisterna del edificio (yo no porque tenía aparatos en los dientes y nadie quería que le tocara conmigo), hacían un círculo y ponían una botella a girar. A los que les caían el culo o el pico de la botella tenían que darse "un besito ruso". Se puso de moda cuando, creo que fue Brézhnev, el secretario general del Partido Comunista Soviético, llegó a Cuba y en pleno aeropuerto y delante de todas las cámaras le pegó un beso en la boca a Fidel Castro. Con lo machistas que son los cubanos enseguida corrieron por La Habana unos célebres versos que decían: "Fidelito, Fidelón, después de comunista, te volviste maricón". De esa época también recuerdo que para no olvidar las siglas de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (CCCP), traducíamos esas siglas, que iban a examen, como Cuando Carajo Comeremos Pollo. Han pasado casi 20 años y las sigo recordando.

2 comentarios:

Pedro dijo...

Me ha gustado la etimología de guajiro :-)

tcosta dijo...

Bonita, ¿verdad?