lunes, 28 de mayo de 2012

Mis queridas fuentes

Hay algo en periodismo que se llama fuentes y que los periodistas adornamos con muletillas del tipo "fuentes cercanas a la investigación", "fuentes solventes" o "fuentes a las que ha tenido acceso este periódico". Son personas que arriesgan mucho pasando información, bien por amistad, bien porque lo consideran su deber o sencillamente porque sí, porque les cae mal su jefe y prefieren que otro les dé las patadas que han soñado darle. Yo adoro mis fuentes. Las tengo regadas como pólvora por Murcia, Madrid, Miami o La Habana. No las he elegido yo. Ellas me han elegido a mí y yo he puesto todo mi empeño en contar y contrastar lo que me cuentan para estar a la altura del riesgo que corren. Su valor se queda encerrado entre las seis letras de la palabra fuente, que no es poco. La RAE tiene una forma más bonita que la mía para definirles: "Principio, fundamento u origen de algo". Yo solo puedo estar agradecida. Y a lo Pretty Woman, (por si se me olvida deciroslo luego) estoy encantada de haberos encontrado.

No hay comentarios: