lunes, 26 de noviembre de 2012

No pasar

Le pregunté dónde estaban sus límites y me constestó que es de esas personas que respetan el cartel de 'No pasar'. Hasta ahora yo sabía dónde estaban los míos, pero, excepcionalmente, lo he ignorado. Ha tardado en llegar y cuando lo ha hecho, ha entrado como un ciclón en mi vida. Lo miro y me dan ganas de pegarme a él como un imán de nevera. Soy feliz.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

No tendrá el límite algo que ver con un anillo de casado, verdad?
eso espero...

tcosta dijo...

No, tranquilo. Ése límite lo sigo teniendo. Yo no salgo con hombres casados. Me refiero a que siempre he puesto el periodismo por delante de mi corazón y esta vez he renunciado con tal de quedarme a su lado.

Tania dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.