lunes, 10 de julio de 2017

Condenan a 6 años de cárcel a 6 yihadistas de Melilla


Entre los condenados, el primer yihadista español, retornado de la yihad en Mali

Los seis melillenses acusados de yihadismo y detenidos en Melilla en la operación Javer (30/05/2014) han sido condenados este lunes a seis años de prisión cada uno. Tras llegar a un acuerdo con la Fiscalía todos han reconocido de forma genérica su integración en organización terrorista y han manifestado su repulsa al Dáesh.
 
El juicio, que terminó en torno a las 11.00 horas, "ha sido cortico, pero intenso" y de los seis yihadistas, (cuatro en aislamiento desde el verano de 2016 y otros dos desde 2012), sólo Mustafa Al Lal, considerado cabecilla de la red, que enviaba combatientes a Mali y Siria, "ha tenido que confesar muchísimo", según fuentes de la Audiencia Nacional.

A cinco de los seis acusados (Kamal Mohamed, Mohamed Benali, Mustafa Zizaoui, Benaisa Laghmouchi y Rachid Abdelnahet) la Fiscalía ha pedido una rebaja de condena de 10 a 6 años por el atenuante de reconocimiento tardío de los hechos. A Mustafa Al Lal le ha rebajado la petición de condena de 12 a 6 años.

La esposa de uno de los condenados, que prefiere mantenerse en el anonimato, asegura que su marido se oponía a alcanzar un trato con la Fiscalía porque no le permitían hacerlo de forma individual sino en grupo, pese a que las acusaciones no eran las mismas para todos. "Pero era esto o nada. Tenemos un hijo de tres años. No podemos seguir así", comentó a este blog.

La operación Javer se llevó a cabo en Melilla a las cuatro de la madrugada del 30 de mayo de 2014 con ocho registros en barrios de mayoría musulmana de la ciudad autónoma (85.116 habitantes, de los que más de 40.000 son musulmanes). Cuatro de los detenidos en Javer salieron de prisión en el año 2015 con fianzas ridículas de 2.000, 3.000 y 4.000 euros.

Sin embargo, un año después volvieron a la cárcel bajo fuertes medidas de seguridad. A dos de los condenados (Mustafa Zizaoui y Rachid Abdelnahet) les relaciona con una supuesta red de empresarios pantalla que habrían defraudado entre 4 y 8 millones de euros en Dinamarca, evadiendo el pago de impuestos y a proveedores. Ese dinero se habría utilizado para enviar yihadistas a Mali y Siria.

Según el Ministerio del Interior, en 2014, otro de los condenados hoy en Javer, Benaisa Baghdadi Laghmouchi era el primer yihadista español retornado de los campos de combate en Mali. En Melilla justificó su ausencia diciendo que estaba viendo a un curandero en Marruecos.

"Ellos han dado un paso, ahora es importante que el juez lo dé"

Tres abogados que han llevado la defensa de los arreestados en la operación Javer manifestaron ayer su conformidad con la petición de la fiscal de 6 años de prisión para todos aunque quisieron aclarar que no está probado que pertenecieran a una organización terrorista, pero han aceptado la acusación de una forma genérica. "No queríamos sacar mierda ni por un lado ni por el otro, ni espacir", aseguraron a este blog.

Los hechos se podrían resumir, a grandes rasgos, según la defensa, en un escueto: "Hemos estado a punto, hemos tonteado. Esa es la realidad de lo que hemos hecho".

De los seis arrestados, sólo Mustafa Al Lal tuvo la oportunidad de hablar en el juicio. A él se le acusaba de ser el líder y promotor de la supueesta organización terrorista. Los demás detenidos se limitaron a aceptar con un "sí", las conclusiones de la fiscal. En su discurso, el supuesto cabecilla dijo que durante todos estos años en prisión (ha estado en aislamiento en el centro penitenciario de Palencia y para el juicio ha sido trasladado a Valdemoro) ha tenido tiempo de meditar mucho. Él y Benaisa Baghdadi Laghmouchi están en prisión desde 2012. Fueron los únicos que no salieron en libertad en 2015.  Al Lal manifestó que ha llegado a la conclusión de que está en contra de la violencia y destacó que el Islam no es violencia.

Con esta petición de condena, apuntó una de las defensas, se ha querido dar ejemplo. "Ellos han dado un paso al reconocer los hechos. Ahora es importante que el juez lo dé".

Se refiere a que después del reconocimiento de los hechos se deben aplicar, según las defensas, permisos y beneficios penitenciarios, como es el acercamiento a Melilla. A medio plazo también esperan el cumplimiento de la pena en libertad vigilada o que se les permita salir a ver a sus familiares. Por ejemplo, Mustafa Al Lal tiene la madre y un hermano muy enfermos.

En el verano de 2016 los familiares de los seis detenidos en la operación Javer se manifestaron en la Plaza de España de Melilla, reclamando un juicio justo y negando la implicación dde sus parientes en una organización terrorista.


No hay comentarios: